Comunicação à trois bandas 08

Monday, February 26, 2007



Faro, 14 de febrero de 2007


Hola queridas amigas…
¿Qué tal? ¡Yo bien! Me encantaron vuestras fotografías de las comidas y también vuestros diarios… Creo que os habéis divertido mucho. Igual que yo...
En esta actividad había que entrevistar a nuestras abuelas o alguien mayor. Me divertí muchísimo. Lo más divertido fue grabar la entrevista a mi abuela. Ella es muy graciosa. Es la madre de mi padre y tiene 80 años. Es la única que tengo.
Los juegos que ella jugaba cuando era pequeña (tenía unos siete u ocho años) eran: el juego de “jâncaro”, “sapatinho de orego” y “manaca”. “Sapatinho de orego” es jugado con muchos niños que se sientan en el suelo formando un circulo. Uno de los niños se levanta con un objeto en su mano y corre por detrás de los demás jugadores. Deja caer ese objeto detrás de uno de ellos. Al que se dejó caer el objeto se levanta y tiene que correr detrás del que lo tenía. Si no lo coge pierde y tiene que poner ahora el objeto detrás de otro jugador y es siempre así.
De niña también jugaba algunos de esos juegos pero con otro nombre. El “sapatinho de orego” en mi infancia se llamaba “lencinho da butica”, y la “manaca”, ahora le llamamos “macaca”. Estos juegos son para jugar en la calle con nuestros amigos, hermanos o primos…son muy graciosos. Cuando yo era pequeña jugaba a estos juegos con dos amigas mías, que son poco mayores que yo. También jugábamos al “macaquito del chino”, “cabra ciega” y otros. Estos son los juegos más tradicionales que me recuerdo. Ya son muy antiguos, pero siempre están de moda. La “cabra ciega” se juega con el número de personas que nos de en la gana. Una de las personas tiene algo (un pañuelo, por ejemplo) tapándole los ojos. En seguida los otros jugadores le dan vueltas para que se pierda la dirección. El objetivo de este juego es que la persona que tiene los ojos tapados coja a uno de los demás y lo reconozca. El “macaquito del chino” también se puede jugar con el número de personas que queremos. Una de ellas dice: “un, dos, tres macaquito del chino”. Luego las otras personas paran y no se pueden mover hasta la otra persona volver a decir lo mismo otra vez. El objetivo del juego es que uno de los jugadores llegue hasta la persona que habla.
Creo que vuestros juegos también son muy divertidos y tienen algo parecido a los de vuestros entrevistados.
¡Un beso muy grandeeeeeeeee!
Lénia Guerreiro

0 Comments:

Post a Comment

<< Home